Querida matrona, no soy una intrusa.

Hoy ha sido un día especial, a parte de mucho trabajo, como afortunadamente viene siendo la tónica general en los últimos meses, hemos pasado la tarde con dos familias, una que esta en espera, y otra reciente, una para valorar un acompañamiento durante su embarazo y la otra para recibir ayuda en lactancia.

Han sido dos casos distintos, completamente distintos, pero he visto como he ayudado a una pareja a encauzar unas circunstancias peculiares personales que repercuten en su embarazo, y como he ayudado a una mamá y a su bebé, a recuperar el tiempo perdido en 10 días de ingreso en neonatos, y todos los tropiezos que esto ha supuesto para su lactancia. Las palabras de sincero agradecimiento, las lágrimas en los ojos de las dos familias, y mi sensación de trabajo bien hecho, me han recordado porque hago lo que hago, y me han dado fuerzas para contaros algo que tengo pendiente desde hace días.

Soy madre hace casi 9 años, llevo formándome e informándome en todo lo relacionado a la maternidad más de 8 años, ayudando y asesorando familias voluntariamente unos 7 años, y trabajando desde el centro en la atención directa a las familias, casi 3 años, el tiempo, y cientos de familias hablan de mi y de lo que hago.

Y quizás os preguntéis, y… que haces?

Pues yo misma le he dado últimamente muchas vueltas a eso, que hago? que soy?

Lo que no soy lo tengo claro, pero a veces pienso, pero que demonios soy? Entonces pienso: asesoro, informo, apoyo, acompaño, nada más… nada más y nada menos. Vale, eso hago, y entonces que soy? Principalmente asesoro, así que soy Asesora, y de que? pues de lactancia, de porteo, de crianza… en resumen de maternidad. Y Doula? Soy Doula? pues revisando que es a lo que se denomina Doula, por ejemplo según la asociación El parto es nuestro:

Una doula es una persona, generalmente una mujer, que informa
 y acompaña en el proceso vital de la maternidad.

Entonces, se supone que también soy una Doula, aunque teniendo en cuenta todo lo que hago, me parece que Asesora de Maternidad lo engloba mucho mejor.

matrona no soy una intrusa

Vale, más o menos ya va estando claro lo que soy, aunque en España no sea una profesión oficialmente reconocida:

Hola, soy Patricia, Asesora de maternidad, especializada en lactancia, porteo, crianza y acompañamiento, y como tal me di de alta en hacienda, junto al epígrafe de comercio, como Asesora, pero de profesiones no regladas.

Y para que quede claro, NO, no soy enfermera, ni matrona, ni profesional de la salud de ninguna rama, es más, ni lo soy, ni lo quiero ser, porque si quisiera serlo, estudiaría para ello, pero yo soy esto, y esta es mi forma de cambiar el mundo.

Seguramente muchas de vosotras habréis oído, leído u os habrán contando algo sobre el vergonzoso Informe doulas, donde se tacha a estas acompañantes de intrusas, sectarias, caníbales y hasta alertan a la población de lo peligrosas que son. Yo, no soy nada de eso, nada, no me considero intrusa de nada, ya que tengo mis límites y mis competencias muy claras, y cuando algo se sale de mis funciones de asesoramiento e información, no tengo problema en decir que en ese tema tendrá que buscar otro tipo de ayuda profesional.

Después de esta polémica, yo he seguido con mi vida y con mi trabajo con total normalidad, por suerte no he notado que me haya afectado en nada, pero si que han empezado a llegarme informaciones y rumores de que “había una cacería contra mi”, “estaba en el punto de mira”, o que “algunas matronas iban a por mi”, pero al principio fueron solo eso, rumores.

perfil mimame

Poco después han ido llegado familias al centro que nos han confesado que venían con algo de miedo, porque aunque por un lado les habían dado referencias sobre mi buenas, otras familias que les habían hablando de mi trabajo tanto comercial como profesional, por otro lado alguien desde una posición de poder y de superioridad les había advertido sobre mi, y avisado de que no vinieran por su propio bien, había sido, LA MATRONA.

Una familia, dos, tres, cuatro…. empezaba a estar harta, el vaso se estaba colmando, hasta ahora no había querido darle importancia, no había preguntado a ninguna familia mas datos, no me interesaba saber más, pero Salamanca es muy pequeña y al final alguien cercano me contó todos los detalles, con nombres y apellidos.

Avisan y previenen a las familias, de que no vengan, alertándolas de lo peligroso que sería, ya que soy una intrusa y estoy “medio denunciada” o “denunciada”.

No era la primera vez que oía eso de que estaba “medio denunciada”, hacía poco que me habían vetado en un curso de lactancia para profesionales, en el que íbamos a ir a hablar del trabajo que hacíamos desde la asociación.

No más mentiras sobre mí

Ese día ya no pude más, esto no lo iba a permitir, conocía perfectamente a una de las personas que estaban diciendo esas mentiras sobre mí, así que levante el teléfono para llamarla y decirle que no iba a permitir que siguiera diciendo mentiras sobre mi persona, que estaba atentando contra mi honor y me estaba difamando, y eso es denunciable, que si alguien volvía a decirme que seguían contando mentiras sobre mi, sería yo la que tomara medidas legales, y así será, no tengo nada que ocultar, estoy orgullosa de quien soy y de lo que hago.

Si alguien tiene algo contra mí, que considera denunciable, que lo haga, esperare la denuncia, iré a juicio, me defenderé, y cuando se me juzgue y se me condene, entonces y sólo entonces podrán decir algo contra mí, mientras tanto punto en boca.

Según ella, el abogado del colegio de enfermería de nuestra ciudad esta estudiando mi caso, para denunciarme… se me ocurren muchas cosas de las que podrían encargarse, pero si no tienen nada mejor que hacer… pues nada aquí estoy.

Prohibido derivarme casos, acaso os lo he pedido?

Por lo visto y siempre según la palabra de esta matrona, el colegio de enfermería les ha prohibido que me deriven a nadie, nunca he pedido a ninguna matrona que me deriven a la gente, si alguna vez alguna lo ha hecho tanto a nivel asociación como a nivel privado, ha sido porque creía que podía ayudar a esa familia, no por ningún otro tipo de interés, sino como una herramienta mas de ayuda que ofrecer a las familias.
En el caso de que fuera verdad esta prohibición, no me importa, son libres, pero una cosa es no mandar a nadie y otra muy distinta difamar, calumniar y meter un miedo completamente infundado a las familias.

Y sí como esta matrona me dijo, algún día hago algo mal y causo un perjuicio a alguien, y ese alguien considera oportuno denunciarme por mi error, yo asumiré mis responsabilidades, pero no creo que ella ni nadie tengan que velar por mi.

La profesión de Matrona

Se lo dije a esa matrona, y lo digo para todas las que me lean, creo que tenéis una profesión maravillosa, que dentro de vuestra profesión hay personas que demuestran continuamente su profesionalidad, su valía, su buen hacer, y su gran corazón, que como en muchos países ocurre una acompañante podría trabajar en armonía con la matrona. Incluso si todas las matronas fueran como algunas que conozco, es posible que ni se precisara del acompañamiento (bueno eso siempre quedaría en la decisión propia de la mujer de rodearse de quien quiera).

Ojalá las matronas unieran fuerzas para quitar del medio a todas esas matronas obsoletas, dioses de la maternidad, gurús de los nacimiento, que todo lo saben, que tratan a las mujeres como simples portadoras, que las vejan, las maltratan, y hacen de sus embarazos, partos y postpartos una auténtica odisea y a veces una pesadilla. Ojalá entre todos los realmente interesados por cambiar las cosas, ya seamos matronas, mujeres, madres, doulas, aseoras, acompañantes, uniéramos fuerzas para luchar contra la incompetencia y falta de profesionalidad, sean en la rama que sea, y en la profesión que sea.

Esto no es una ataque contra las matronas, no puedo generalizar, hay grandísimas profesionales en esta ciudad, tengo la suerte de conocer y tener entre mi círculo de amistades a algunas de ellas, desgraciadamente no todas son iguales, ni todas las matronas, ni todos los fontaneros, ni todos los profesores, ni todas las personas, pero creo que cada uno debería de utilizar su tiempo en arreglar sus propios problemas y en limpiar su propia mierda, antes de ponerse a ocuparse de la vida de los demás.

Patricia Blázquez.

3 thoughts on “Querida matrona, no soy una intrusa.

  1. Irene_LGP dice:

    Yo no soy de Salamanca pero mi matrona no me ha ayudado una mierda… a mí quién me ha ayudado es Patricia y me la sopla si eres doula, asesora de maternidad o criadora se ranas has sabido aconsejarme, Ayudarme y detectar lo que ni matrona ni mi doctora ni la pediatra. 3 con carrera que no me sirvieron de nada… a ellos no los puedo medio denunciar también? ?? O es que con título se puede ser incompetente más fácil? ??

  2. Krmenssita dice:

    Yo soy profesional de la salud, concretamente médico, y Patricia me ha ayudado en muchas ocasiones en casos de lactancias complicadas. Creo que debemos ser honrados y humildes y ser conscientes de nuestras limitaciones, así como de las limitaciones del sistema.
    Yo conozco a muchas matronas muy válidas, competentes y muy formadas, pero que no pueden asesorar a madres por falta de tiempo, y para estas consultas de lactancia, embarazo y crianza hace falta mucho muicho tiempo. Por su puesto, también las hay que éste les sobra, porque no le dedican ni un minuto a estas cuestiones. En cualquier caso, creo que es una suerte que las mujeres, las parejas, tengan otros recursos que complementan o suplen las limitaciones del sistema.

  3. elenapc dice:

    No creo que la falta de tiempo o déficit del sistema sea justificación suficiente para recurrir a una doula. Las matronas tenemos que hacer un ejercicio de reflexión sobre porque se recurren a ellas y no a una profesional titulada y reconocida como es la matrona con mejor formación en TODOS los campos de la mujer que trabajan en el ámbito privado. Tu como medico entenderías que un paciente fuera a un curandero debido a las listas de espera quirúrgica? Yo creo que ningún sanitario lo recomendaría. Por otra parte creo que las mujeres deben luchar por que las matronas cubran todas esas necesidades a las q no podemos llegar en la sanidad publica ya que para las autoridades somos personal prescindible o como lo llaman ” personal de apoyo”. Por mi parte creo que las doulas se saben vender muy bien, como los antiguos sanadores milagrosos en su carromato. Ser madre no es sinónimo de tener el conocimiento necesario para acompañar y aconsejar ya que cada mujer, embarazo y parto es una experiencia distinta incluso en la misma mujer, no se puede generalizar por haber vivido la experiencia, conozco excelentes matronas que no han sido madres pero el conocimiento y la evidencia científica las avalan

Deja un comentario